Como resolver los conflictos Parte 2


En la primera parte vimos como la desobediencia fue el causante de la caída del rey Saúl. Esto se escribió con el fin de que nosotros podamos aprender. Pero, ¿Por qué es tan mala la obediencia? Algunos cristianos piensan que El Señor fue muy duro y rígido con Saúl. Pero no olvidemos que fue la desobediencia la causante de todas las cosas.
Viajemos por un momento en el tiempo y pensemos en la creación antes del hombre. La biblia nos dice que todo era perfecto. Había una armonía perfecta, todo ser creado era obediente y se respiraba un ambiente de paz. Sin embargo, esa armonía se rompe, desde el momento en que un ser creado llamado Lucifer no está conforme con su estatus y su lugar. El piensa que merece estar sentado en el mismo lugar de Dios y ser como El Altísimo. En ese momento se gesta algo que era ajeno al cielo y a las criaturas que Dios había hecho. Una rebeldía cósmica. Nace algo llamado pecado. Algo que nadie conocía (obviamente Dios lo sabía. El Es Dios. No hay nada que se escape de su mente)  a partir de ese momento. Satanás tratará de  impregnar su rebeldía en el nuevo ser que está habitando el Edén. Y lo logra. Dice Romanos  5:19

“Porque así como por la desobediencia de un solo hombre muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos.”

 Por causa de la desobediencia del hombre entró el pecado en el mundo. ¿Te das cuenta lo grave de esto? Dios no iba a permitir que el rey Saúl gobernara con este tipo de actitud. El reino de Israel, tenía que ser llevado de la manera correcta. El camino a la venida del Mesías se haría por medio de esta nación. Por eso Dios, escogió a otro hombre. Que si bien, no era perfecto, era un hombre conforme a su corazón. La desobediencia eso tan grave, que trata de poner a la criatura ¡En el mismo nivel de Dios! ¡Qué terrible! Por eso Samuel le dice claramente que la desobediencia es como la hechicería y la necedad como la adivinación. La rebeldía trata de conseguir consejo por otros medios que no es Dios. Cuando estamos en desobediencia, nos ponemos literalmente en contra de Dios, ya que sus hijos son llamados “hijos de obediencia”. Contrario a los hijos de las tinieblas, llamados los “hijos de desobediencia”.
Dios toma muy en serio esto que dedico todo un discurso para hablar por medio de Moisés de las consecuencias de la obediencia y la desobediencia.

Así que el primer paso para resolver los conflictos, es ser una persona obediente.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es la iglesia para ti?

EL PODER DE DIOS REPOSANDO EN EL CREYENTE

" Los Indoctos e Inconstantes" (1 parte)