PREFIERO TENER A JESUS


Muy pocos conocen sobre la historia de este hombre llamado George Beverly Shea quien en sus inicios fue fascinado por un buscador de talentos quien reconoció en este joven una voz increíble y lo citó en una de las estaciones de radio más conocidas de aquella época (LA NBC) para ofrecerle un contrato con cifras que jamás había imaginado. La respuesta de este joven a este buscador de  talentos fue que en un par de días le respondería. A los pocos días George Beverly Regreso y le dijo que no podía cantar ya que las canciones que cantaría no serian cristianas y de allí surgió la melodía de este hermoso  poema escrito por Rhea F Miller  que su propia madre le dejó a George en el piano en 1922.
George se dedico a acompañar a Billy Graham en sus cruzadas cantando. Cuantas personas el día de hoy se han vendido por unas monedas y fama dejando al Señor. No solo para cantarle al mundo y sus placeres, sino dentro de la iglesia, vendiéndose a casas musicales, a la fama por unas monedas. Cuanta necesidad tenemos de personas como George que nunca se vendió.  Que distinto al espíritu de la época de los cristianos de hoy. ¿Es Cristo todo suficiente para nosotros? ¿Es realmente lo único que nuestra alma  necesita?

Prefiero tener a Jesús que la plata y el oro,
Prefiero  sus incalculables riquezas que tiene;
Prefiero tener a Jesús que  casas o tierras,
Prefiero ser guiado por sus  traspasadas  manos clavadas.

Que ser el rey de un vasto dominio
Y estar en  el dominio del temor del pecado.
Prefiero tener a Jesús que nada
que este mundo ofrece hoy en día.

Prefiero tener a Jesús que los aplausos de los hombres,
Prefiero ser fiel a su querida causa;
Prefiero tener a Jesús que toda la  fama del mundo,
Prefiero ser fiel a su Santo nombre.
Que ser el rey de un vasto dominio
Y estar en el  dominio del temor del pecado.
Prefiero tener a Jesús que nada
que este mundo ofrece hoy en día.

Él es más hermoso que los lirios que acaban de florecer,
Él es más dulce que la miel de los panales;
Él es todo lo que mi espíritu hambriento necesita,
Prefiero tener a Jesús y permitirle dirigirme.

Que ser el rey de un vasto dominio
Y estar en  el dominio del temor del pecado.
Prefiero tener a Jesús que nada
que este mundo ofrece hoy en día.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es la iglesia para ti?

EL PODER DE DIOS REPOSANDO EN EL CREYENTE

“CUANDO LA SAL PIERDE SU SABOR”