¿De verdad crees que lo que te sucede está fuera del control de Dios?




“Yo formo la luz y creo las tinieblas, yo envío los buenos tiempos y los malos; yo, el SEÑOR, soy el que hace estas cosas.”

Isaías 45:7 NTV


En reiteradas ocasiones en la escritura leemos que El Señor es el que controla todas las cosas. ¿pero realmente estamos convencidos de ello? Cuando estamos pasando por momentos difíciles y de luchas tendemos a pensar que no pueden venir de Dios. Regularmente, recurrimos a culpar al "diablo". Sin embargo, la escritura nos dice que Dios es el que envía los tiempos buenos y los tiempos malos.

Pensemos por un momento en el pueblo de Israel. 


En Deuteronomio 8 en los versos 2 al 5. 


“Recuerda cómo el SEÑOR tu Dios te guió por el desierto durante cuarenta años, donde te humilló y te puso a prueba para revelar tu carácter y averiguar si en verdad obedecerías sus mandatos. Sí, te humilló permitiendo que pasaras hambre y luego alimentándote con maná, un alimento que ni tú ni tus antepasados conocían hasta ese momento. Lo hizo para enseñarte que la gente no vive solo de pan, sino que vivimos de cada palabra que sale de la boca del SEÑOR. En todos esos cuarenta años, la ropa que llevabas puesta no se gastó, y tus pies no se ampollaron ni se hincharon. Ten por cierto que, así como un padre disciplina a su hijo, el SEÑOR tu Dios te disciplina para tu propio bien.”  NTV

Claramente se nos dice que fue DIOS. Y no EL DIABLO el que los hizo pasar por hambre, los disciplinó y los puso a prueba, con el único fin de enseñarles que no solo de pan vive el hombre.


¡Cuarenta años! 


En cada hoja de la Biblia desde Génesis hasta Apocalipsis podemos ver de manera perfecta y clara que. Dios lleva un orden que incluye tiempos buenos y malos y todos son enviados por él para cumplir sus Propósitos..


¡Regocijémonos en nuestro Dios, que sabe perfectamente todo lo necesitamos! Y  alabémosle en los tiempos malos, porque  también vienen de el.   


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es la iglesia para ti?

EL PODER DE DIOS REPOSANDO EN EL CREYENTE

" Los Indoctos e Inconstantes" (1 parte)